Mask Workshop

From the Neutral Mask to the Expressive Mask

Mask Workshop
From September 17 to 21
Duration: 20 hours
Hours: from 10:00 a.m. to 2:00 p.m.
Price € 110
Incriptions HERE

The capacity of the theatrical mask to discover an expressive stage body is already more than proven.
Thanks to his implantation in universal theatrical pedagogy by Jacques Lecoq, the mask has acquired the importance that he himself intuited and developed in his Parisian school.

Today, their study has become an essential part of the journey of students in many schools thanks to its effectiveness as a motor of movement, action and its consequent emotion.

In this workshop Mask we propose a discovery of three types of whole mask (with mouth). The objective of this specific course is for the students to experience the importance of building a body available for the stage and, from there, to impregnate the psycho-physical transformation necessary for the construction of a character, regardless of style.

NEUTRAL MASK

Neutral Mask. Theatre of Gesture. Mask WorkshopThe mother of all the masks inspired by the noble mask of Jean Dasté (disciple of Jacques Copeau) J. Lecoq picked it up, redesigned it and renamed it with the help of an expert in handling leather and sculpture: Amleto Sartori, who later became the first and most important theater mask in the western XX century.
The neutral mask strips the actor of particularities, eliminates all parasitic movement and enters into the very concept of universality. The universal is the neutral; it is the search for suspension, physical action, desire and discovery. The neutral mask uncovers the true nature of the stage presence.

LARVARIA MASK

Larval Mask. Theatre of Gesture. Mask WorkshopLarvas white, voluminous, with forceful forms that introduce us to the world of the character.
Master Lassaâd illustrated the nature of larval masks in this way: A positive story in which he affirmed that they were beings that would one day become human and another negative that claimed just the opposite … human beings degraded by evolution.
The larval masks, therefore, propose a gradual step, the student meets the particularity from clear and inspiring concepts, with very specific lines of action.

EXPRESSIVE MASKS

Expressive Mask. Theatre of Gesture. Mask WorkshopThe Expressive Masks contain a characteristic information as precise as that proposed by a good dramatic text. They reveal defined characters through the lines, colors, asymmetries and volumes proposed by the mask. Porting any of them is a challenge of precision for the contemporary actor.

SUBJECTS AND CONTENTS

Motion Analysis
· Mime of action
· Cast
· Energy levels
· Dramatic progression
· Specific mask technique: focus and frontality, ping-pong, work with the object, physical tempo, psychological tempo, asides, counter mask, comedy technique and drama technique.

Improvisation
· Neutral
· The awakening
· Launch of the stone
· The pier
· Trip
· Larvaria
· Transformation and presentation
· The larvae shepherd
· The object
· The partner
· The public
· Expressives
· Deepening in the character and the counter-character.

Creation
Specific exercises will be proposed in each subject block, students will bring objects and costumes and finally we will approach different ways of structuring a mask show.

+ information and registration: info@escueladeteatroarturobernal.com

Mask Workshop – Theatre of Gesture – Theatre of Movement-  Physical Theatre – Larval Masks -Expressive Masks – Neutral Mask –

Curso de Movimiento escénico

Coro en la pieza "Y sigo bailando" Alumnado de 1º y 2º

Curso de Movimiento. “Teatro del movimiento. Gesto, acción, espacio, dramaturgia de la emoción”

Escuela de Teatro en Madrid. Curso de Movimiento Escénico

Con Arturo Bernal
Del 23 al 27 de septiembre de 2019
Horario: de 10:00h a 14:00h. De lunes a viernes
Precio 150€
Inscripciones AQUÍ

El teatro del movimiento es el arte de la precisión del cuerpo y del juego dramático. Se propone un recorrido intenso y práctico durante una semana (de lunes a viernes) destinado a actrices y actores, pero también a dramaturgas, escenógrafas, iluminadores… En definitiva, un curso destinado a creadores y creadoras que deseen hacer del teatro su oficio.

La composición, el tempo-ritmo, la geometría espacial, la dramaturgia del cuerpo, el estudio de las emociones, del gesto, de la acción física y psicológica.

Moveremos la ira, la angustia o la euforia preguntándonos qué lugar ocupan el espacio, en el cuerpo, en la psique. Analizaremos las gamas dramatúrgicas y energéticas propias del hecho escénico. Utilizaremos el mimo como herramienta de construcción contemporánea.  La precisión del gesto y la máscara nos guiarán hacia la presencia escénica. La coreografía y la composición nos ayudarán a situar las líneas maestras de los géneros teatrales.

Objetivos

  • Despertar y/o profundizar en el cuerpo PSICO-FÍSICO del artista
  • Abrir la puerta al Teatro del Movimiento (Gesto, Fisicidad)
  • Integrar herramientas nuevas al trabajo del artista escénico

Contenido

Análisis de Movimiento

.- Mimo de Acción
.- Presencia Escénica
.- Coreografía del Gesto Cotidiano

Estudio del espacio

.- Geometría Espacial y su significado dramatúrgico
.- Atmósfera
.- Composición

Improvisación

.- Estudio psico-físico-espacial de las emociones
.- Estudio de la Máscara Neutra
.- Dramaturgia del Movimiento

Giancarlo Scalia

Escuela de Teatro Arturo Bernal

Escuela de Teatro Arturo BernalGRAMÁTICA CORPORAL

Giancarlo Scalia practica y ha estudiado ilusionismo y magia de manera regular desde los 5 años. Estudió Acrobacia en la Scuola Romana di Circo con Cristiano Fondelli y Giulio Venturini. Y teatro físico en la Atelier Teatro Fisico Philip Radice (Turín), dirigida por Philip Radice (discípulo directo de Jacques Lecoq).

En 2015 se traslada a Madrid y se diploma en la Escuela Internacional de Mimo y Teatro Gestual Nouveau Colombier en la que realiza además su formación pedagógica. Sigue su aprendizaje de Teatro Físico con Arturo Bernal (Jacques Lecoq).

Ha participado en cursos intensivos de Clown, Mimo y Máscara. Es miembro de la compañía Mazzú Teatro, especializados en Comedia del Arte, Mimo y Teatro Físico.

El Bufón

El Bufón en el Teatro

Para entender la dimensión teatral de el Bufón  es necesario adentrarse en su misterio. El misterio del deforme.
Marginados, tullidos o desmembrados provocan en la sociedad mucho más que repulsión. Provocan asco, desprecio y una sensación colectiva de superioridad, tanto física como psíquica. Ante esta situación de desahucio; el deforme, sin embargo, ha ido encontrando a lo largo de la historia  un buen campo de cultivo en el que podía ganarse la vida: el circo, la feria… o bien, la servidumbre a la alta nobleza, la jerarquía eclesiástica o la realeza.  Los deformes no eran más que simples ratas vestidas de colores,  que habían nacido para permanecer en el estrato más bajo de la sociedad. Ni siquiera eran vistos realmente como seres humanos.
Aquí está implícito el verdadero misterio del bufón, una aparente paradoja: la extrema marginalidad era y es la base de su poder.

Bufones. Arturo Bernal

El poder de los Bufones

El deforme piensa: “puedo  decir lo que ningún ser humano puede decir puesto que yo no soy considerado como ser humano. Puedo decir que Dios no existe para mí mientras los obispos se tronchan y otros son quemados en la hoguera por las mismas palabras. Puedo reírme del abuso de poder del Rey sin represalias. Es más, el propio Rey me pide que lo haga. Puedo, por fin, poner boca al marginado.”

Hoy, en el siglo XXI El público, de manera consciente o inconsciente, sigue situando al deforme en este lugar infame y extremo; y es por esta razón y no por otra, que el bufón sigue teniendo el mismo poder.

El objetivo del bufón no es burlarse de la sociedad, es intentar ayudarla.

El bufón es un vidente inteligente capaz de desvelar las atrocidades de la humanidad, increpando al espectador para que despierte de su adormilamiento. ¿Quién sino él puede, hoy en día, gritar las crueles verdades que asolan al mundo sin ser quemado en la hoguera pero consiguiendo que le escuchen? El espectador permite ser increpado por él; de igual forma que el Rey permitía solamente a su bufón reírse de él.

El trabajo de base que hay que realizar con el alumnado es apartar, lo antes posible, la idea preconcebida que viene dada por un prejuicio: deforme = discapacitado mental.

Este ser que dejó hace tiempo de ser humano ha desarrollado su poder hasta el punto de hacer creer al público que sus acciones, sus palabras, sus gestos y su comportamiento es aleatorio, irreflexivo.
Les hace creer que su objetivo es hacer reír. La locura provoca la risa, el confort, la seguridad de quién lo observa… y justo cuando la relajación se instala en el patio de butacas, cuando la apertura del público es total; el bufón les increpa sin mesura. Toca sus entrañas a través de una extrema agresividad… les hace ver, cual vidente, los errores y desastres que comenten en sus vidas. No les increpa para vengarse, les increpa para ayudarles. Para que entiendan, pobres mortales, que viven en una mentira, cubiertos por un velo que hay que destapar, un velo que el deforme destapó hace ya mucho tiempo.

El espectador es tocado, movido, vapuleado y responsabilizado de sus actos.

Curso trimestral de Bufón

La máscara, el teatro y el siglo XXI. Máscaras teatrales

Máscaras teatrales

No se puede hablar de Máscaras teatrales sin nombrar a Jacques Lecoq, el gran maestro de actores del siglo XX que desencadenó una corriente teatral basada en el Movimiento. Con m mayúscula como él mismo decía.

El Movimiento provocó un cambio estructural en el teatro contemporáneo. Su escuela (entiéndase escuela como corriente pedartística) sigue construyendo a actores, escenógrafos, directores, dramaturgos, pedagogos. J. Lecoq fue el único que consiguió estructurar dentro de la pedagogía las exigencias del teatro contemporáneo.

Etienne Decroux y Marcel Marceau se basaron solo y exclusivamente en el mimo. Grandes artistas, sin duda. Grandes mimos que sin embargo no supieron establecer una pedagogía y UNIR el arte del mimo con el arte del teatro. J. Lecoq lo consiguió.

El teatro agonizante y anclado en el naturalismo del siglo XIX adquiere una renovación, un nuevo epicentro de formación. Si el arte del teatro existe es para poetizar sobre la vida y no para imitarla o representarla.
Traspasarla, adelantarse a los acontecimientos, abstraerla o sintetizarla es el objetivo y la máscara teatral, piedra angular de toda la pedagogía del Movimiento, guía hacia el objetivo. La transformación de ser humano para conectarse con otra realidad. ¿Qué es el teatro? Precisamente eso.

Máscaras teatrales

Máscara Neutra. Arturo Bernal
Máscaras Neutras

La primera máscara, la madre de todas ellas es la Máscara Neutra, rebautizada así, a partir de la máscara noble de Jean Dasté (discípulo aventajado de Jacques Copeau). La máscara noble llegó desde el teatro Noh japonés y se distinguía por aunar en su rostro equilibrio y acción. J. Lecoq la recogió, la rediseñó junto a Amleto Sartori (el primer mascarero teatral contemporáneo de occidente) y la rebautizó.

Sin duda, esta inclusión en su metodología otorgó el punto central de toda la corriente lecoquiana. El punto de equilibrio, la página blanca necesaria, la definición de acción FÍSICA, es decir, acción completa. Se creó un punto a través del cual, el desequilibrio tenía sentido. El desequilibrio, es el teatro en sí mismo y depende hacia dónde se desequilibre, se encuentra un estilo u otro.

Máscaras teatrales. Escuela de Teatro Arturo Bernal
Máscara Larvaria

El siguiente paso en el aprendizaje de la máscara, por tanto, es obvio. Máscaras que definan un primerizo y contundente desequilibrio. El paso debe ser gradual, el alumno debe encontrarse con la particularidad desde conceptos claros e inspiradores, con líneas de acción muy concretas. Aquí entran en juego las máscaras larvarias. Voluminosas, con formas que focalizan la atención en una personalidad potencial.
El maestro Lassaâd afirmaba que había dos maneras de explicar las máscaras larvarias. Una positiva y otra negativa. La negativa: seres que alguna vez habían sido humanos pero que se habían degradado con el tiempo. La positiva: seres que llegarían algún día a ser humanos.

Sigamos hacia el personaje, ahora se necesita una máscara que pueda albergar toda la paleta de colores que exige una hora de espectáculo. Las máscaras expresivas con un carácter definido, capaces de cambiar de expresión, de albergar mil ritmos y lo más importante, capaces de contradecirse, son las requeridas. La dimensión teatral de estas máscaras es equivalente a un personaje de Shakespeare, de Eugène Ionesco, de Fernando Arrabal.

En todas las categorías anteriores, el uso de la palabra no tiene aún lugar, son máscaras enteras, la voz no puede proyectarse. La proyección hacia el público es muda. Un estilo que ahonda en la poesía y en la imaginación, dónde solo el cuerpo del actor es el conductor de la comunicación. Un cuerpo vivo, despierto, que escucha desde los 5 sentidos y que, descubre , quizá por primera vez, su capacidad de expresión.

Media Máscara. Escuela de Teatro Arturo Bernal
Media Máscara. Máscara expresiva. Comedia Humana

Sin embargo, en la Comedia dell’Arte, utilizaban medias-máscaras. La boca del actor tenía libertad para emitir sonidos. Llegar a la voz cuando el cuerpo es capaz de sostenerla es la manera menos intelectual y más física posible. El mejor camino, teniendo en cuenta que la voz es física, es un gesto sonoro.
El siguiente escaño (no más o menos interesante) es la Comedia humana, nombre con el que J. Lecoq bautizó la Commedia del siglo XX. Personajes extraídos de la sociedad actual y para la sociedad actual.
Portar una máscara significa ponerse una máscara en la cara.

Máscara Expresiva. Escuela de Teatro Arturo Bernal Madrid
Máscara Expresiva

Pero no solo eso, a la definición hay que sumarle: conseguir que la máscara viva en escena. Precisamente este concepto es el éxito rotundo de este estilo teatral. Fascina al público cuando observa que la máscara parece que cambia de expresión en función de lo que el actor proyecte. La magia creada a partir de un objeto inanimado que al contacto con el movimiento y la emoción adecuados de un actor cobra vida.
¿Cómo es posible que, en un trozo de cuero o de papel maché, se intercambien diferentes expresiones tales como el miedo, la ira, la alegría o la sorpresa? La técnica guía hacia las respuestas. Su inclinación con respecto al resto del cuerpo, el nivel de tensión del actor, la repartición del color o la cantidad de formas impresas en el objeto. Pero, siempre hay “algo” misterioso, “algo” que siempre sorprende y es precisamente tener la sensación certera de que la máscara cambia, se Mueve. El teatro contemporáneo ya no será más unos tipos largando texto en un escenario sino poesía en Movimiento.

Máscara Expresiva. Escuela de Teatro Arturo Bernal
Máscara Expresiva

El concepto de máscara, se ha extrapolado sin barreras a cualquier objeto sobre el rostro. Unas gafas o un sombrero son objetos con una definición física que pueden identificar un carácter. ¿Cómo se movería una mujer con gafas redondas, pesadas y muy gruesas? Si la actriz no es sensible a la utilización del objeto como parte de la identidad del personaje, es mejor que no lo utilice, no aportaria nada más que una imagen abocada al desgaste en pocos segundos. Sin embargo, si el público entiende que ese personaje no sería el mismo sin el objeto, la caracterización cobra un sentido esencial e indispensable para la creación.
La manera de conseguir este objetivo es, indudablemente, adquirir físicamente las cualidades del objeto. Ante la aparente apocalipsis escénica del siglo XXI, el teatro debe ofrecer algo único. El carácter efímero es quizá lo más exclusivo. La máscara ofrece poesía efímera. El Movimiento en el objeto inanimado es teatral desde su origen y por definición. La máscara no funciona ni funcionará jamás en una pantalla.

La cámara mata los cambios de expresión. El rito nos conecta con los dioses y los demonios. Nos da la oportunidad de entrar en un mundo mágico, en un espectáculo en el que la carcajada y el llanto se despiertan en el espectador sin remedio ni fronteras.

Arturo Bernal